Remodelación del Gobierno


Mariano Rajoy está dispuesto a no moverse de la silla. A pesar de que dos millones de personas dejaron de votarle y de que su partido, el Partido Popular pasa por sus horas más bajas, el Presidente del Gobierno y del partido está dispuesto a hacer cambios en el Gobierno y en el partido. Sin embargo, estos obedecen a un cambio de imagen, o más bien un cambio de cara pero no a un rediseño estructural de sus políticas.

Todo indica que cambiarán algunos rostros y que otros como la Vicepresidenta Soraya Saenz de Santamaría y la todopoderosa Secretaria General del Partido Popular María Dolores de Cospedal tendrán cercenados sus poderes.

Emergen figuras como la del Ministro de Sanidad Alfonso Alonso al que Rajoy le va a dar mayor fuerza a partir de ahora. Lo mismo al joven político popular Pablo Casado, con una gran facilidad para poder comunicar.

Pero más allá de eso, hay poco más con respecto a los cambios y desde luego es absolutamente insuficiente de cara a las elecciones de Noviembre donde el Partido Popular podría perder las elecciones y podría alcanzarlo fuerzas políticas de la izquierda.

Previous El primer año de Felipe VI
Next El PP abocado al fracaso

No Comment

Leave a reply