La tragedia del Airbus


El giro de 180º en la investigación del avión siniestrado ha impactado a toda la opinión pública española.

No fue un accidente. Se trató de un suicidio, solo que arrastró a 150 personas con él. Según las autoridades francesas el copiloto del vuelo de Germanwings blindó la cabina una vez que el piloto salió al baño, esto ocurría cuando el avión tomó velocidad de crucero.

A partir de ese momento comenzó a descender durante 8 angustiosos minutos según revelan las cajas negras. Aunque diversas fuentes señalan que las víctimas no se dieron cuenta de su trágico final hasta instantes antes del impacto. El copiloto no lo hizo descender de manera brusca. Eso hizo que los pasajeros no notaran nada extraño.

El Presidente del Gobierno Mariano Rajoy le ha informado al Rey de este giro y el Ejecutivo español se ha mostrado consternado por la manera de morir por parte de los pasajeros. No es lo mismo morir por un accidente que por una persona, probablemente enajenada, al hacer que el avión se estrelle.

Ahora toca que las familias asimilen la pérdida de sus seres queridos por el acto suicida de una persona. Toca también el momento de las repatriaciones que no será ni rápido ni fácil.

Previous La tragedia del accidente de Germanwings
Next Arturo Mas y su aventura a ninguna parte

No Comment

Leave a reply