El Presidente catalán juega a ser separatista


La verdad es que uno no sale de su asombro. Cuando nos encontramos con un país como España, que no termina de salir de la recesión, que tiene serios problemas económicos; cuando hay problemas tan serios como que hay trece millones de pobres o más del 30% reciben el salario mínimo interprofesional –que es algo más de 600 euros- la última noticia del gobierno catalán es, al menos sorprendente.

El Presidente catalán Carles Puigdemont ha dicho que va a destinar 5,8 millones de euros, algo más de 6 millones de dólares, para el referéndum que pretende realizar el próximo mes de Septiembre para saber si los catalanes quieren seguir en España o prefieren separarse.

No deja de ser una bofetada a la ciudadanía española y obviamente a la catalana. La deuda pública en España asciende a más de 1 billón de euros y el dinero para pagar las pensiones –lo más importante de nuestros mayores- se acaba el próximo año.

Con todo este rosario de problemas, desviar casi 6 millones de euros para un referéndum, que además no es vinculante es, por lo menos, irresponsable y hasta pueril.

España está viviendo momentos muy difíciles desde el punto de vista económico y la ciudadanía atraviesa un momento muy delicado.

No hay más que ver algunas cifras. Por ejemplo, hay más de 5 millones de desempleados y el 22% de la población española sufre de pobreza energética, es decir, no tienen luz en sus casas porque no disponen de dinero para pagarla. De hecho, el sindicato UGT calcula que este año podrían morir hasta 7000 madrileños por el frío de la capital al no tener ni luz ni gas.

Pero mientras tanto, Carles Puigdemont continua jugando a ser separatista.

 

Previous A mi madre
Next Las patadas de ahogado del Catalán Puigdemont

No Comment

Leave a reply