EL ENREDO DE IRAK


Que Al Qaeda está cada vez más fraccionada, parece evidente. El ISIS, extremistas salafistas suníes que tocan las puertas de Bagdag y van ejerciendo el terror por medio Irak mientras la conquistan, es la mejor prueba de que Al Qaeda comienza a desmenbrarse. Eso no quiere decir que Al Qaeda no tenga fuerza. Quiere decir que los servicios secretos de Arabia Saudí han introducido un virus dentro de la “Red” que ha ido convenciendo que la lucha en el Islam es regional y no global.

El ISIS, que son auténticos carniceros, no son sino los cachorros díscolos de “la intelectualidad” de Al Qaeda. Son los discípulos de Al-Zarqaui, aquel despiadado terrorista jordano que degollaba sin piedad, en tiempos de la invasión de Estados Unidos.

Para entender qué está ocurriendo en Irak hay que englobarlo en el conjunto de Irak, Siria y Líbano. En realidad ese es el auténtico campo de batalla. Es la línea divisoria entre las dos facciones irreconciliables: sunitas y chiies. También porque representa la salida al Mediterráneo y, por lo tanto al resto del mundo. Eso lo sabe muy bien Irán que busca, desesperada, una salida al mar.

El Presidente irakí Al-Maliki es chiita. Una vez que los Estados Unidos se retiraron de la zona, aceleraron los abusos de poder, la corrupción, el sectarismo y, sobre todo, unos guiños a Irán viendo en él un aliado para liderar una parte no pequeña de Oriente Medio. Es entonces cuando las facciones más violentas y extremistas sunies, tomaron las riendas de la “reconquista”. Eso sí, por el camino están dejando un número trágico de muertos.

Los sunies pretenden hacerse con el centro del país; porque es su terreno. Pero todo ello podría dividir Irak en tres porciones: los kurdos, al norte; los chiitas, al sur y los sunies en el centro.

Pero hay dos cuestiones más. Por una parte la toma de Bagdag. Es la ciudad milenaria. La mil y una noches de Aladino. Representan el emblema del poder. Por eso su desesperación en querer tomarla.

Pero además está el codiciado petróleo. Musul y Kirkuk al norte, tienen importantes pozos petrolíferos. En el sur, en la zona de Basora, también hay petróleo. Sería “normal” que los salafistas suníes descontrolados quisieran quedarse con todo.

Los países del Golfo son principalmente sunitas. De ahí viene el dinero para sufragar a estos grupos sin control de Al Qaeda, con aparencia suní. Irán es el valedor de los chiitas y Rusia, a pesar de su anti islamismo, siempre apoyará al país de los persas.

Si se enquista esta guerra, que está convulsionada con Siria y Líbano, puede ser un caballo desbocado sin límites. Oriente Medio y principalmente esa zona, que se creó con escuadra y cartabón en la Segunda Guerra Mundial, no tiene nada que ver con los países occidentales.

Previous "TODOS IGUALES ANTE LA LEY"
Next ¿REGENERACION CON TANTA CORRUPCION?

No Comment

Leave a reply